La opinión de un niño

¿Hasta dónde llega el derecho de mi propia libertad?

El homosexualismo es tan antiguo como la civilización misma; sin embargo, solo hasta fines del siglo XIX; la comunidad que lo practica se ocupó y avocó a pretender legalizar esa preferencia sexual, pues el mismo era más de hecho que de derecho, toleradas pero censuradas públicamente.

En efecto, la preferencia sexual estaba más relacionada precisamente con una práctica y no con un estilo de vida. Hombres de reconocido prestigio en diferentes medios tenían una vida sexual que no era solamente con su esposa o pareja mujer, sin embargo, la institución de la familia le daba un halo de respeto y de tradicionalismo.

Es entendible entonces que derivado de los abusos en contra de las personas con preferencias sexuales permanente o parcialmente distintas de la heterosexualidad; provocó que se gestara un movimiento que busca la plenitud de la igualdad entre las personas, incluyendo su preferencia sexual a través ya del reconocimiento legal.

En el México actual, la sociedad se ha polarizado derivado de los que están en contra o a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, sin embargo, legalmente el consenso político y jurídico ya han dado un paso y decisión irreversibles, pues existe pronunciamiento judicial donde se protege el derecho al matrimonio a personas del mismo sexo; pero el movimiento LGBT pretende que lo que ya es un criterio judicial quede plasmado en la constitución a efecto de que no quepa la menor duda respecto a su pleno ejercicio en las regulaciones locales.

Uno de los puntos más álgidos es el relativo al derecho que tienen las personas del mismo sexo que se casan, a tener o no un mejor derecho sobre otras parejas heterosexuales para adoptar un niño.

Este es el punto toral de la confrontación de intereses e ideologías, ¿un niño puede ser criado igual por una familia heterosexual como por una compuesta por personas del mismo sexo? ¿un niño tiene derecho a elegir si quiere pertenecer a una familia compuesta por un hombre y mujer que por una compuesta por personas del mismo sexo? ¿es legal que un niño no pueda elegir que sus padres sean del mismo sexo? ¿a un niño eso le importa?

Como cuando tienes un problema con tus padres y en una fiesta familiar donde concurren los primos, tíos, abuelos y demás colados, todos opinan respecto a lo que deben o no hacer tus padres en relación a tu conducta; controversia que se vuelve “pública” pero que ninguno de los que hablan y vociferan tienen “vela en el entierro”; así hoy nuestra sociedad se enfrasca en una batalla de tirios contra troyanos, vencer o morir, o el todo o nada; pero los principales beneficiados o afectados se encuentran al margen de tales decisiones que responden más a una cuestión ideológica y política que a una cuestión de justicia.

noviembre 22, 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.